fbpx

Visítanos en nuestro local.

Tatuajes Sanadores

SUPEREMOS ESTO JUNTOS.

Las historias de vida de las personas que pasan por mandinga son de gran valor para nuestro equipo ya que cada testimonio, cada historia nos inspira a seguir difundiendo nuestra misión, en este sección presentamos los trabajos mas sorprendentes que realizamos en el studio sobre las personas que cruzaron un momento desafortunado de sus vidas y que la misma les dejaron marcas para toda la vida.

Se quemó cuando era bebé, sobrevivió y acaba de tatuarse sobre las cicatrices: "Me estoy reconciliando con mi cuerpo"

Acababa de cumplir un año cuando un accidente doméstico le provocó quemaduras en el 70% del cuerpo. Nunca había usado una remera de mangas cortas hasta que un tatuaje cambió radicalmente la relación entre Carla y su cuerpo.

Leer más.

Recuperado de: www.infobae.com

Pasó por una intervención quirúrgica y Bell Mandinga se encargó de tapar sus cicatrices.

Nuestra clienta pasó por una intervención quirúrgica que a consecuencia de esto les dejaron varias marcas sobre su cuerpo que difícilmente cualquier persona pueda exponerlas en una pileta, en la playa o algún otra situación incomoda. Bell Mandinga se puso manos a la obra y realizó este trabajo espectacular logrando en ella que supere este obstáculo y comience a exponer Arte.

Su nombre es Natalia y decidió cerrar una etapa

Sabemos y entendemos lo duro que es pasar por etapas dificilísimas que nos pone la vida, por eso en Mandinga tenemos un fuerte compromiso en acompañar a las personas que se acercan para que en conjunto cerremos una etapa de sus vidas, como es en el caso de Natalia, ella sufrió una dura operación en la que perdió sus dos mamas y le colocaron prótesis, tras esa intervención pudo haber elegido hacerse solo las areolas mamarias con Diego Mandinga, pero no, ella eligió a nuestra artista Bell para hacerse unas flores espectaculares, ya que fueron las que las acompañaron como su familia en esa dura transición.

Una gran luchadora...

Nelida, una gran luchadora que ya la conocemos de nuestro Club de las tetas felices, ella pasó por siete operaciones, la mayoría fueron estéticas pero que nunca quedaron satisfactorias, tal es así que llegaron a quitarle piel de su espalda para hacerle un injerto en una de sus mamas, la misma que fue tatuada por Bell Mandinga con unos detalles divinos simulando parte de sus historia por unas flores muy delicadas.

Nunca mostró sus piernas

Nunca mostró sus piernas y eso la llevó a estar con un autoestima baja en distintos momentos de su vida, y como en el resto de los casos siempre enfrentando distintas barreras, Bell Mandinga se puso en acción y logró llevar adelante un gran diseño tapando todas sus quemaduras en ambas piernas que ademas de su accidente pasó por distintas cirugías para intentar reparar estéticamente sus marcas.