Visítanos en nuestro local.

Solidaridad

El domingo 6 de octubre, desde las 8 hs. Villa Lugano se vistió de rosa,  propuesta por  la @fundacionmandingatattoo y "El club de las tetas felices de mandinga", convocamos a los vecinos , amigos y comerciantes de la zona, a una caminata de 2,5 kilómetros con la consigna de concientización de lucha contra el cáncer de mama. Entre las muchas actividades realizadas, tras la caminata, en el anfiteatro de la plaza de la estación, se dieron cita, Bandana , Josefita, La Cover´s Deluxe Band y Atrapasueños , quienes le pusieron música y animación a la fiesta. Donde hubo sorteos, un camión de la empresa Transportes Carchedi, donde reunimos donaciones para tres escuelas de Ituzaingo, Corrientes, y pasamos una jornada de fiesta y solidaridad, gracias al apoyo del Gobiernos de la ciudad y los comerciantes de la zona, les dejo una selecion de momentos registrados este dia y los invitamos a ver en

Recuperado de: https://www.unoentrerios.com.ar/ovacion/diego-staropoli-parana-hablo-softbol-tatuajes-y-solidaridad-n1757027.html   El dueño de Mandinga Tattoo realizó 748 tatuajes en mujeres a las que les reconstruyó la areola mamaria en forma gratuita. Colaboran con 10 escuelas rurales y ahora comenzaron con los "tatuajes sanadores" para personas que sufrieron graves accidentes.   Diego Starópoli llegó a Paraná para jugar el campeonato Nacional de Lanzamiento Lento "Viva el Río", que es un clásico de Semana Santa. El equipo que armó se llama Mandinga Tattoo, como su estudio de Lugano, en el sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El sábado estuvo todo el día en el estadio mundialista Nafaldo Cargnel porque tenía una serie de partidos por delante junto al plantel que está compuesto por sus amigos y familiares. Un par de horas antes del juego, que arrancaba a las 20; se dispuso a la entrevista con UNO. Seguir leyendo: Clic Aquí  

Compartimos esta nota que nos hicieron desde el diario La Nación por Evangelina Mucari. Hace tres años, el tatuador profesional Diego Staropoli (46) vio la publicación de un colega que durante la semana de concientización del cáncer de mama tatuaba areolas a mujeres que habían sufrido una mastectomía. Aún recuerda que se conmovió porque ignoraba dos cosas: que en estas cirugías se perdía esa parte de la mama y que podía recrearse gracias a un tatuaje. Sí conocía de cerca todo lo que atravesaban estas mujeres, ya que su abuela tuvo una doble mastectomía y su madre, una. Por eso, no lo dudó: "De inmediato, armé una publicación en Facebook diciendo que lo iba a hacer en mi local, no a modo de campaña, sino como algo permanente y de manera gratuita", relata Diego, que hace más de 20 años es tatuador. Lo que nunca imaginó fue que ese mensaje iba a

Acababa de cumplir un año cuando un accidente doméstico le provocó quemaduras en el 70% del cuerpo. Nunca había usado una remera de mangas cortas hasta que un tatuaje cambió radicalmente la relación entre Carla y su cuerpo. Por Gisele Sousa Dias 8 de octubre de 2017 gsousa@infobae.com Carla llega a la Plaza San Martín vestida con remera de mangas cortas. El aire está espeso, el viento es tibio y lo de la remera no debería llamar la atención. Pero Carla está usando mangas cortas por primera vez en su vida. Fue hace poco -después de muchos años de ocultar las quemaduras de su cuerpo y las zonas de donde le sacaron piel sana para curarlas- que tuvo que decidir entre dos caminos posibles. Volver a entrar a un quirófano y probar con cirugías estéticas o tatuarse encima de las cicatrices. Le falta una sesión para terminar el brazo y el tatuaje ya comenzó a diluir la enemistad histórica

El club de las tetas felices es el simpático apodo que le puso una de las mujeres que salió de Mandinga Tattoo con una sonrisa distinta a la que estaba acostumbrada en los últimos tiempos de su vida. En Mandinga Tattoo realizamos la reconstrucción de areolas mamarias de forma gratuita a mujeres que padecieron cáncer de mamas. Este procedimiento se debe a que las mujeres cuando contraen esta enfermedad maligna, son despojadas en su gran mayoría de sus pechos, en algunos casos de uno y en muchos de ambos. Hoy las obras sociales le cubren el implante de silicona el cual lleva un largo proceso y es realmente traumático y doloroso. Lamentablemente al sacarle sus pechos también le sacan sus areolas mamarias (pezones) y estos jamás vuelven a ser parte de su vida ni de su estética, los cirujanos siguen intentando fallidamente en la mayoría de los casos hacerles implante con su propia