Visítanos en nuestro local.

Mandinga Tattoo

EL CLUB DE LAS TETAS FELICES

El club de las tetas felices es el simpático apodo que le puso una de las mujeres que salió de Mandinga Tattoo con una sonrisa distinta a la que estaba acostumbrada en los últimos tiempos de su vida.

En Mandinga Tattoo realizamos la reconstrucción de areolas mamarias de forma gratuita a mujeres que padecieron cáncer de mamas. Este procedimiento se debe a que las mujeres cuando contraen esta enfermedad maligna, son despojadas en su gran mayoría de sus pechos, en algunos casos de uno y en muchos de ambos.

Hoy las obras sociales le cubren el implante de silicona el cual lleva un largo proceso y es realmente traumático y doloroso.

Lamentablemente al sacarle sus pechos también le sacan sus areolas mamarias (pezones) y estos jamás vuelven a ser parte de su vida ni de su estética, los cirujanos siguen intentando fallidamente en la mayoría de los casos hacerles implante con su propia piel y los mas osados a tatuarles las areolas, cosa que en la mayoría de los casos empeoran la situación emocional de su paciente por la mala calidad del trabajo puntual de la areola que les hacen.

La segunda opción es que caen en mano de personas que se dedican a la micropigmentación (técnica que dura solo un año en estado visualmente bueno) pero en su mayoría también terminan haciéndoles trabajos desastrosos ya que no es lo mismo simular una ceja que una areola.

Estos procedimientos temporarios tienen un costo elevadísimo que la mayoría de las mujeres no pueden costearse y las obras sociales no se lo cubren ya que lo consideran como algo no relevante.

En mi caso personal decidí empezar a realizar este procedimiento de forma totalmente gratuita a raíz del mensaje un cliente del local quien su mujer padecía esta enfermedad y se entero que en otro paísi en la semana del cáncer de mamas un tatuador lo realizaba gratis.

Personalmente desconocía que las mujeres perdían sus areolas e inmediatamente entendí que la ley de atracción se daba una ves mas en mi vida.

Mi viejo falleció en el año 2007 a raíz de un mieloma múltiple, que es un cáncer en los huesos, mi abuela padeció cáncer de mamas y perdió sus dos pechos, mi tía esta peleándole a esa enfermedad y mi hermano mariano quien trabaja conmigo desde mis comienzos enfermo de un linfoma de hodgkin al cual gracias a dios le está ganando.

Creo no hay excusas como para que no me involucre en esta historia de vida de manera realmente fuerte.

El día que publicamos que empezaría a realizar este procedimiento de manera gratuita jamás imaginé que llegaría tan lejos.

Al día de hoy ya estamos cerca de las 600 (seiscientas) mujeres que pasaron por Mandinga, cada una dejo en mi vida una enseñanza que jamás hubiese imaginado, mujeres de varios países viajaron solo para que yo les vuelva a dar la posibilidad de verse frente a un espejo y no sentir vergüenza de ellas mismas o sentir algo peor aún, que la enfermedad las sigue acechando.

Hoy donde nada es gratis, las mujeres llaman preguntando y no entienden o desconfían del por que y es por eso que lo detallo en este texto.

No recibo ayuda de ningún sponsor y todos los materiales que uso salen de mi bolsillo, no les saco una foto con un fondo de prensa como quizás vi que hacen en otros lugares para promocionarse y lo único que me llevo de ellas es una selfi que subo al FaceBook del club de las tetas felices de Mandinga, lugar donde ellas seguramente esperaron y hasta soñaron con ver su foto ahí algún día.

Si ellas quieren que yo las tatúe tienen que saber que no aceptaré jamás un centavo, sean millonarias o la peor de las paridas.

Tuve varias preposiciones de hacerlo de manera privada en clínicas que me pagarían lo que yo no gano en mi propio local, pero nada se compara al placer que me da ver una de las chicas del club de las tetas felices cundo las hago parar del sillón donde las tatúo y las pongo frente a un gran espejo para que otra ves se vuelvan a sentir ¡mujeres!

 

Con amor y un respeto profundo a cada una de estas personas que deciden pelearle a la vida.

Diego Mandinga

El club de las tetas felices.

Post a Comment